sábado, 7 de junio de 2008

Una de periodistas

Leyendo noticias por la red, me encuentro con este peculiar titular en La Voz de Galicia: "Un crómlech cuenta historias del Neolítico en Boiro". No es que me resulte chocante que un crómlech nos hable, lo que podemos atribuir a un recurso literario del autor del artículo, o bien, a la habilidad de la arqueología que, cada día más, no deja de sorprendernos. Lo que me resulta sorprendente es que nos hable, precisamente, del neolítico.
No es que yo sepa mucho de crómlech(e)s (de hecho no sé ni cómo se hace el plural del palabro), pero creo que, de hablarnos un crómlech de alguna época, lo haría de la edad del hierro, que es su preferida, al menos en la Península Ibérica.
No obstante, si seguimos leyendo la noticia, las sorpresas no terminan en el título, ya que la descripción que la articulista hace del citado crómlech no tiene desperdicio: "Barbeito explica que se trata de una muestra de arte rupestre del Neolítico que tiene, como mínimo, entre tres mil y cuatro mil años. Siempre aparece en posición vertical y puede tener o no grabados. En este caso los tiene. La única duda es si siempre estuvo de pie, y, por tanto, sí sería un crómlech, o fue arrancada de un petroglifo al uso y trasladada ahí por quienes, hace más de cien años, hicieron el muro."
En definitiva, sea o no sea "un menhir", siempre es para congratularse que aparezcan vestigios del pasado, ese "gran desconocido".

10 comentarios:

circulos3 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anguloscuro dijo...

Hola Círculos3
Apasionante información la que nos das. Te quedaría eternamente agradecido si pudieras aportarnos bibliografía al respecto, que debe ser muy actual, ya que la que yo tengo, no muy antigua, del año 2003, debida a D. xabier Gorrotxategi y Dª Mª José Yarritu, sigue considerando los crómlechs como del Bronce final-Edad del Hierro. Así, hablando del conjunto Onyi-Mandoegi dicen:
"Este espacio megalítico con tres nucleos independientes que pueden corresponder a sendas comunidades se amplía notablemente en el Bronce final-Edad del Hierro, con numerosas tumbas (cronlechs y cistas)..."

circulos3 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anguloscuro dijo...

Hola de nuevo Círculos3.
Creo que el problema puede estar en considerar todo el megalitismo como de un mismo período, cuando, al parecer, no corresponden al mismo tiempo dólmenes y cromlechs, siendo los primeros anteriores y correspondientes al neolítico, mientras que los segundos están ampliamente aceptados como de la Edad de Hierro, hasta donde yo sé.
Precisamente, en el artículo que he citado, se utiliza esta diacronía como argumento de la permanencia en el uso del mismo espacio por parte de culturas de diferente grado de evolución.
De cualquier forma, te agradezco sinceramente tus comentarios.
Un cordial saludo.

circulos3 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anguloscuro dijo...

Pues la verdad, Círculos3, no entiendo lo que me quieres decir.
Un saludote

Jonathan dijo...

Hola:

Está claro que la periodista confunde cromlechs con menhires.

En cuanto a Círculos3, ha oido campanas pero no sabe donde, pués confunde megalitos con cromlechs, (Hay megalitos del Neolítico, como túmulos o algunos dólmenes, pero los cromlechs son megalitos del Hierro)

Además considera a Oteiza un experto en cromlechs, (será por lo que hizo en Aguiña), y a la mitología vasca (creada en el s. XVIII o XIX) como bibliografía histórica.


Un saludo

Anguloscuro dijo...

Un saludote, Jonathan.

cromlech dijo...

¡Hola, Anguloscuro!

La gran mayoría de los cromlechs pirenaicos excavados han sido fechados en la edad del Hierro , primer milenio a. C.
No hay má que consultar los trabajos de X. PEÑALVER y J. ALTUNA en Gipuzkoa, Mª TERESA ANDRÉS en Huesca y J. BLOT en País Vasco Francés.

Puedes ojear mi blog sobre los cromlechs pirenaicos.

http://cromlechpirenaico.blogspot.com/


¡A ver si te gusta!

Un saludo desde Irún

Anguloscuro dijo...

Hola Cromlech
Un placer tenerle por aquí. Enhorabuena por su excelente blog, y gracias por la aportación.
Un saludo.