sábado, 17 de mayo de 2008

La familia de San Pedro Cristiano

Fue Pedro Gutiérrez, conocido como San Pedro Cristiano, un personaje relevante en la historia del siglo XII sanabrés. Por dos motivos, En primer lugar, por haber sido el reformador del monasterio de San Martín de Castañeda, introduciendo en él la regla de San Benito, vinculándolo asimismo con la reforma cluniacense, y de otra parte, por su pertenencia a una de las familias más importantes de la región zamorana en aquellos tiempos.
Nacido con toda probabilidad en Rimor, en el Bierzo; desconocemos la fecha de su nacimiento y el nombre de su madre, pero si es conocida la identidad de su abuela materna, Elvira Fernández, de quien heredó, es de suponer que a través de su madre, posesiones en Sanabria y Carballeda, en las siguientes localidades: Manzanal, Cabanillas, Rioconejos, Anta, Truifé, San Esteban de Chaguaceda (hoy desaparecido), San Salvador de Barrolino, Castellanos, Sampil, Robledo, San Juan de la Cuesta y San Pedro de Valdespino.Estas propiedades son donadas por Pedro Gutierrez al monasterio de Carracedo en el año 1142, al hacer su profesión religiosa en este monasterio, declarando haberlas recibido de su abuela materna.
Su madre era hermana del conde Ponce Giraldo o Ponce de Cabrera, personaje de cuya importancia en Zamora y en la corte de Alfonso VII ya hemos hablado.
Ya el padre Flórez se ocupó de este hombre, y nos dejó escrito:
De sus padres me informa el cisterciense Alonso que tenían haciendas en el lugar de Rimor, según consta de las escrituras. Pero otras declaran que también las tenía en varios pueblos del Bierzo, en Valdeorras y Galicia y León, como uno de los magnates del reino, pariente del conde don Ponce de Cabrera, mayordomo mayor del emperador Alfonso VII. El padre de nuestro obispo era Gutierre Eriz, por lo que sus hijos usaban el patronímico de Gutierrez, pero el presente tomó el de Cristiano.”
Como se ve, de su familia paterna también sabemos algo. Supone don Augusto Quintana Prieto que fuera bisnieto de un noble berciano de nombre Gutierre Alfonso, y su abuelo paterno se habría llamado Ero.
Comienza este Ero Gutierrez a aparecer en la documentación por el año 1085, confirmando un diploma de Alfonso VI y su esposa Constanza al obispado de Astorga. Durante la década de los noventa aparece por tierras de Valdeorras y la Valdería en diversos documentos. En el año 1100 se halla con la corte en Oviedo y confirma otro documento del rey. Al año siguiente, confirma en El Bierzo un documento de doña Jimena Múñiz. Vemos al personaje por primera vez relacionado con esta dama, amante del rey, y, a partir de aquí, podremos comprobar cómo el personaje ocupa puestos de cierta relevancia local. Aparece como "vicario del rey en Astorga" en marzo de 1102; y el día 6 confirma como "merino" otra escritura del abad de Sahagún. Como "vicario del rey en Astorga" firma el 1 de agosto de ese mismo año y como "maiorino", el 15 de agosto de 1102, y de la misma forma en un documento de Jimeno Mudarráfez del 1 de septiembre de 1103. Finalmente es reseñado como "juez" en Valdeorras, en 1107.
Los cargos desempeñados por el personaje, en este periodo, son en realidad cargos subalternos, que solían concenderse por los condes o tenentes de las demarcaciones territoriales, al estar bajo su mando. Sin embargo, en este caso concreto, a Ero Gutériz se le califica abiertamente de "maiorino regis", y también "vicarius regis". La razón que puede explicar estas anomalías es que el condado de Astorga lo ostentaba una mujer, cosa poco habitual en aquellos tiempos, doña Jimena Muñiz, amante del rey. Así nos explica don Augusto Quintana Prieto la situación:
Como el hecho es ciertamente inusitado y anómalo para aquellos tiempos y parece que no muy bien recibido por los nobles y por el pueblo, el monarca, con el fin de seguir manteniéndola en aquel puesto, trata de reforzar en lo posible la situación de estos subalternos y los nombra directamente por sí mismo, en vez de hacerlo doña Jimena, a quien en realidad correspondía el nombramineto.”
Posteriormente, volvemos a encontrarnos con Ero Gutierrez en 1115. Esta vez en Oviedo, asistiendo a un “concilium” convocado por la reina Urraca. Más tarde aun, en 1130, es uno de los asistentes al concilio de Carrión, convocado por el Emperador.
Casado con María Jimenez tuvo cinco hijos: Gutierre Eriz, Pedro Eriz, Jimeno Eriz (obispo de Astorga), Elvira Eriz y Urraca Eriz.
El primogénito, Gutierre Eriz, será el padre de San Pedro Cristiano, y aparece por primera vez en la documentación, junto a su padre Ero, en el mencionado concilio de Oviedo de 1115. Detentó, al menos en 1123, la tenencia menor de Aguilar de Lastra, en El Bierzo y, posteriormente, aparece como confirmante en diversos documentos relacionados con la casa real y, probablemente, según la opinión de don Augusto, ostentó el cargo de juez en el territorio astorgano entre los años 1138 y 1141.
Murió antes de 1142 y tuvo cinco hijos. Sobre el mayor, de nombre Fernando, nos dice Quintana Prieto:
“...bueno será añadir que pasó por puestos tan destacados como fueron los de Tenente de las Torres de León, mayordomo y alférez de la corte, que eran los dos puestos más altos que por entonces existían; que acompañó a los monarcas en guerra y en paz durante los momentos más importantes de sus vidas, y que en ocasiones fue uno de los personajes ofrecidos como garantía de las paces establecidas entre los reyes de la península. Por sus manos pasaron las tenencias de Astorga, El Bierzo, Ribera, Losada, Palacios de la Valduerna, Benavente, etc., etc.”
El segundo hijo sería Pedro, nuestro personaje, el cual, como ya hemos dicho, profesó de monje en el monasterio de Carracedo hacia el año 1142, para posteriormente, en el año 1150, recibir del emperador, Alfonso VII, el monasterio de San Martín de Castañeda, para que lo habitara con todos aquellos que quisieran seguirle, bajo la regla de San Benito y la autoridad del abad de Carracedo, Florencio.
Parece que el monasterio, o estaba casi abandonado, o pasaba por un período de relajación. Finalmente, hacia principios del año 1153, será consagrado Obispo de Astorga, cargo que desempeñará hasta su muerte, acaecida en noviembre de 1156.
Despues vendrían en la familia tres mujeres. De las dos primeras, Sancha y Teresa, pocos datos más hay, que aquellos que confirman su existencia. Sobre la tercera, de nombre Elvira, sabemos que se casó con Pelayo Captivo, noble de linaje originario en Tierra de Campos, y que ostentó las tenencias de Astorga y de Palacios de la Valduerna, como su cuñado.



Quintana Prieto, Augusto. El Obispado de Astorga en el siglo XII. Publicaciones del archivo diocesano de Astorga. Astorga.1985

4 comentarios:

Gaby Pereyra Doval dijo...

HOLA TE PROPONGO SI QUIERES INTERCAMBIAR LINKS EN NTRAS PAGINAS ASI ESTAMOS EN CONTACTO!!!!
BESOS! EN LA PARTE DE FAVORITOS, YO TE AGREGO Y TU ME AGREGAS, SI ESTAS DE ACUERDO DEJAME UN COMENTARIO EN ALGUNA DE MIS NOTAS Y AL INSTANTE TE METO EN MIS FAVORITOS Y TU HACES LO MISMO! ES PARA CONOCERNOS MAS E IR CONOCIENDO A MAS GENTE!
http://blogdeespectaculos.blogspot.com/

Anguloscuro dijo...

Hola Gaby, te agradezco la propuesta, pero he visitado tu blog y no creo que tengamos mucho que ver en cuanto a temática.
En cualquier caso, se agradece.

Felipe Sérvulo dijo...

Te descubro por casualidad y me gusta lo que escribes. Llevo tu enlace a mi blog.
Un abrazo.

Anguloscuro dijo...

Hola Felipe, me alegro de que te guste mi blog.
Te agradezco que añadas un enlace a mi blog en el tuyo, ya que lo sigo desde hace tiempo y me parece muy interesante.
Un cordial saludo.