lunes, 7 de enero de 2008

La música barroca (I)

Orígenes del barroco

El barroco musical se desarrolla entre los años 1600 y 1750-80. Este estilo surge del renacimiento, causando grandes cambios en la teoría de la música y del arte en general. En el renacimiento, el hombre era un retrato de Dios, y por lo tanto se tomaba al hombre como medida de todas las cosas y como modelo de la belleza absoluta. Por ello, la música sufre en este periodo una humanización, predominando la idea de una concepción vocal en todo tipo de música, ya que deber ser un arte parecido al hombre y a la altura del hombre, capaz de mostrar al oyente la belleza divina. En el barroco estas ideas cambiaron en cierto modo. El hombre sigue teniendo importancia en el mundo, pero ya no es debido a su parentesco con Dios, si no a que cada individuo es un ser sensible y soñador, con ideas y fantasias propias. De todas formas, el barroco, aparte del pensamiento de cada persona, se ve muy influenciado por el racionalismo que reinaba en la época. Aunque a veces este estilo de música parece enrevesado y desordenado, debido al numero de voces e instrumentos, está ordenado racionalmente y siguiendo una simblología numérica. El bajo continuo típico de esta época (explicaremos qué es el bajo continuo más adelante) es uno de los ejemplos más claros de este racionalismo, ya que es el elemento por medio del cual la armonía de la obra se ordena, convirtiendose así en la base de la música.

Por lo tanto, como hemos podido ver, hay una ruptura ideológica con la corriente renacentista anterior. El artista ya no va a imitar la naturaleza, sino que por medio de su trabajo va a intentar delimitar sus fronteras: el estilo barroco es artificial, diferenciando de este modo los objetos naturales y los no naturales. El barroco es totalmente teatral, ya que lo que el artista busca no es imitar la naturaleza para conseguir plasmar la belleza suprema, sino que trata de buscar la belleza que removerá los sentimientos del ser humano. De todas formas, hay que recordar que el barroco no fue un estilo homogeneo en toda Europa. En cada país, y muchas veces en cada región de cada país, se desarrollo un barroco propio, en cierto sentido “nacional”, siempre según los artistas y la cultura musical de la zona. Esto se aprecia claramente al comparar las obras de distintos músicos como pueden ser, J.S. Bach, Vivaldi o Rameau.




Si hubo un cambio en el pensamiento, es evidente que tambíen lo hubo en la forma de escribir música. El cambio más grande lo encontramos en el sistema musical. Hasta ahora, el renacimiento habia utilizado el sistema modal o la llamada “teoria del ethos”heredada de la Grecia clásica y la Edad Media. Esta teoria o sistema constaba de 8 modos o escalas distintas, y cada una de ellas tenia un efecto distinto sobre el alma humana (ethos). El barroco redujo la cifra de 8 modos a 2, quedandose solamente con los modos hoy conocidos como mayor y menor, y fundando así el sistema tonal, ya que los tonos se desarrollaban sobre estos dos modos, dando prioridad al tono por encima del modo. Resumiendo, podríamos decir que si en el renacimiento habia 8 formas de ordenar las notas en la escala, el barroco las redujo a 2. Aún asi, los músicos barrocos siguieron teniendo en cuenta la teoria del ethos, y en algunas ocasiones se salian de los modos establecidos para introducir reminiscencias del antiguo sistema.

El bajo continuo es una de las características más importantes del barroco. Este bajo aparece en todas las partituras barrocas, ya que sobre este se estructura la música. El bajo marca la armonía de la composición, y sobre ésta, el resto de voces o instrumentos tocan las notas que faltan en el acorde para poder identificar el modo y el tono. Esta parte de la partitura la interpretan instrumentos bajos (cello, contrabajo, fagot...) y también el laud, el órgano o el clavicembalo. En el caso de estos tres últimos, también tocan las notas que faltan, para remarcar la armonía y que no haya dudas. Se puede decir que el bajo continuo es la columna vertebral de la música barroca, y que gracias a éste sabemos como quiere sonar la música.

Otro elemento identificador del barroco es el principio concertante. Según éste, si hay suficientes voces que determinen la armonía, otra voz puede hacer una melodia independiente y la armonía no se perderá. La melodía se desarrollará ampliamente en esta época, debido al gusto por la variación y el adorno de las melodías. Quiero dejar claro que no hay que confundir el principio concertante con el concierto, aunque esten intimamente ligados, ya que supuso la invención de la forma concierto. Este principio acarreó también la creación de la ópera, una invención muy importante del barroco, y de esta forma en un siguiente articulo analizaré las formas musicales de este estilo.

2 comentarios:

ISOBEL dijo...

prometo leer mas tranquilamente todo, de momento gracias, todo un descubrimiento

Celestino dijo...

Gracias por el comentario. Espero que los siguientes posts relacionados con el tema también te gusten.

Un saludo.