jueves, 5 de julio de 2007

Origen de los vascos. Estado de la cuestión hace 200 años


HISTORIA GENERAL DE VIZCAYA
Juan Ramón de Iturriza y Zabala
(1793)
Capitulo X

De la primitiva población de Vizcaya

Los historiadores Flabio Josefo, de nación hebreo, San jerónimo, el arzobispo toledano don Rodrigo Ximénez, el abulense alias Tostado, Florian de Ocampo, Marineo Sículo, Esteban de Garibai Zamalloa, Fray Juan de la Puente, el P. Juan Cortés de Osorio y otros autores citados del P. Gabriel de Henao en el libro y capítulo primeros de sus laboriosas Averiguaciones de las Antigüedades de Cantabria, escriben que Tubal, llamado también en la Sagrada Escritura Jobel, nieto del Santo Patriarca Noé, hpmbre sabio en diversas materias, habiendo dejado su patria de Armenia y los campos de Senaar, que después se llamaron Caldea , llegó a los Pirineos, de esta península de España, con su mujer, hijos y compañía a los 1800 años de la creación del mundo y 142 después del diluvio universal, donde empezó a poblarla repartiendo sus gentes a estas Provincias Vascongadas, y aún se adelanta en decir el R.P. Fray Juan de Luzuriaga en su Paraninfo Celeste de nuestra Señora de Aránzazu, libro primero, capítulo tercero, que el citado Tubal acompañado de arameos, íberos y otros colonos, habiendo llegado en persona a la costa marítima de Bermeo, erigió un pueblo que en la antigüedad con el nombre de Flabio-briga fue el más celebre de sus comarcas; cita para su opinión el capítulo cuarto del libro primero de las Investigaciones históricas del P. Joseph de Moret, de la extinguida Compañía de Jesús, aunque yo no hallo que mencione la venida de Tubal a Flabio-briga en el citado capítulo de Investigaciones, cuya obra tengo presente impresa últimamente en Pamplona el año de 1766 por Pascual Ibáñez.
Comprueban algunos de los citados autores la venida de Tubal a esta parte septentrional de España con fuertes conjeturas; una es que en estas Provincias Vascongadas y Reino de Navarra, después de tantos siglos y mudanzas, se conservan en montes y ríos nombres de la región de Armenia, primer solar del mundo después del diluvio, lo que no puede ser acaso, sino cuidado de los primeros pobladores poner nombres de las tierras y provincias de donde venían, como practicaron y practican todas las naciones transmigrantes; ejemplo Armenia, o Armendia, que denota en vascuence montaña pedregosa, existe en la provincia de Alaba distante media legua de la ciudad de Vitoria, y es una barriada de pocas casas, aunque en la antigüedad fue población numerosa y capital de la Sede Armentiense. Puerto Amano, que en sus ruinas repobló el Emperador Vespasiano la ciudad de Flabio-briga fue el de Bermeo, Portugalete, Castro Urdiales o Laredo, es cierto que los dos primeros radican en este Noble Señorío, y los dos últimos en distancia de cinco a siete leguas de Portugalete.
Ararat, que en griego se llama a la provincia de Armenia; y otro empinado monte que está en los confines de Guipuzcoa con Navarra, retiene el mismo nombre. Araxes es un río que nace en el monte de Eúfrates desaguando en el mar Caspio; y a la falda del monte de Ararat, a la parte de Navarra, nace el río de Araxes, según escribe el citado Moret en el capítulo cuarto del libro primero de las Investigaciones. Gordeyo es llamado a un monte de Armenia según Flabio Josepho en el capítulo cuarto del libro primero de las Antigüedades Judaicas, y en los confines de la anteiglesia de Ceánuri y provincia de Alaba existe otro monte con el nombre de Gorbeya, el más elevado de Vizcaya; en la proximidad de la villa de Mondragón existe una elevada peña con el nombre de Babilonia (alias Vdalacha), según escribe Esteban de Garibay en el capítulo segundo del libro cuarto del Compendio historial. En la cercanía de Munguía hay una montaña alta nominada Xata, cuyo nombre sospecha el P. Henaorecibiría en memoria de Artaxata, ciudad de la Armenia Mayor. Según Estrabón en el libro once, hay en la misma Armenia un río llamado Arago, y con el mismo nombre desciende otro por Pamplona, como prueba el P. Moret citando la carta escrita por San Eulogio Mártir desde Córdoba el año de 851 al Obispo Guilisindo, aunque al presente es nominado Arga. Otros varios ejemplos anotan los citados Moret y Henao para prueba de que los primitivos poblafores de estas provincias venidos de las cercanías de Armeniapusieron nombres a los montes y ríos semejantes de los que tenían los de aquel primitivo solar; lo mismo practicaron los españoles en la América en el siglo XVI poniendo nombres de Nueva Vizcaya, Nueva Galicia, etc., a las provincias que conquistaban.
Otra conjetura que hace fuerza de haber sido empezada a poblarse esta península de España por estas regiones vascongadas, es que éstas más que otras de toda ella producen sin agricultura beneficio, ni cultivo frutos silvestres y animales por ser la tierra más montuosa que se conoce en España, como dice garibai en el capítulo primero del libro cuarto, siendo forzoso valerse de ellos para la conservación de la vida humana en aquellos tiempos que no estaba en uso el beneficio de los campos; y en tiempo de la sequía general de España se mantuvieron con hojas y fruto de un árbol llamado aritorrac, y en arábigo tamarindos, como escribe Gaspar de Peña y Galdocha, natural de la puebla de Hea y vecino en la colación de San Marcos de Sevilla, en el capítulo 23 del libro tercero de la Historia General de la Gran Cantabria. Es tambiém creible que Tubal y sus socios quisiesen habitar en las eminencias de los montes y cuevas por la necesidad que tenían de alimentos y carnes silvestres, y por el temor de que no fuesen anegados en las llanuras, como les sucedió a sus abuelos, haciendo sus estancias y caserías solares de infanzones que retienen desde los tiempos antiquísimos sus apellidos del propio idioma vascongado.
Mateo Beroaldo, en el libro cuarto de su Cronicón, se esforzó en que Tubal no fue el primer poblador de España, sino su sobrino Tarsis, cuya opinión siguen algunos autores modernos que citaré: don Antonio Fernández Prieto y Sotelo en la Historia del Derecho Real de España, impresa el año 1738, al capítulo primero dice que Tubal no pobló a España, sino la Iberia Oriental, en los confines de Aquilón, donde fue sepultado con los suyos como se colige de los capítulos27-32 y 39 del profeta Ezequiel, y el haber tenido los historiadores así españoles como extranjeros a Tubal como primer poblador de España, dice que fue por haber seguido la autoridad de Rufino Aquileyense, el cual tradujo de griego en latín la historia de Josepho, este hebreo en el capítulo 11 de las Antigüedades Judaicas, haciendo memoria de los hijos de Japhet, y llegando a Tubal dice que pobló a los tubales que en nuestros tiempos se llaman íberos, y que Rufino, parafraseando, añadió esto es españoles, quienes después se nombraron celtíberos, sin duda pensando que no había más Iberia en el mundo que la de España, y que Josepho hablaba de ésta. En sentir del citado don Antonio Fernández, fue el primer poblador de esta península española el expresado Tarsis, bisnieto de Noé e hijo de Jaban, por tener antiguamente España el nombre de Tarsis, y algunas poblaciones Tarteso, como se colige de varios autores.
La misma opinión lleva el doctor don Francisco Xavier de la Huerta en su España primitiva, diciendo que a los 535 años después del diluvio pobló Tarsis a España, erigiendo al Sumo Dios aras, y haciendosacrificios. Don Juan Francisco Masdeu ex jesuita natural de Barcelona y residente en Italia, escribe al folio 79 del primer tomo, parte primera, de la España antigua, impreso en Madrid el año de 1784, que los primeros pobladores arribaron a España dos siglos y medio después del diluvio, y que serían de la cuarta generación de Tubal y Tarsis, y al folio 116 dice que de éste descienden los íberos que poblaron la parte septentrional y meridional, y de Tubal los celtas que poblaron la parte occidental; entre estas opiniones, cuál sea la cierta y verdadera no es fácil de averiguar; pero se puede presumir con más fundamento que Tubal hubiese poblado Cataluña, Aragón, Navarra, y Cantabria, habiendo vuelto después a la Iberia Oriental, donde falleció; y su sobrino Tarsis las Anadalucías y Portugal, pues a los reparos y razones que alega Mateo Beroaldo, para su opinión satisface completamente el P. Moret en las Investigaciones, libro primero, capítulo cuarto, número 8 y siguientes.

2 comentarios:

Jonathan dijo...

JAJAJA Hay que ver como barrían todos para casa!

En 1732 F. de Gainza, basandose prácticamente en las mismas fuentes, aseguraba que la primera ciudad fundada por Tubal fue Irún (Guipúzcoa).

A ver si adivinas de donde era ;-)

Historia de Guipúzcoa

Anguloscuro dijo...

Pssst, para mi que no tenía ni repajolera idea el Gainza ese.

Giputxi tenía que ser...

;-P Un saludo.