viernes, 28 de diciembre de 2007

Artísticos pasos de cebra en Bilbao


En los últimos meses se ha producido un extraño fenómeno en Bilbao. Ocurre que han desaparecido algunas rayas de determinados pasos de cebra de la villa. El suceso se repite por toda la ciudad, pero no en todos sus pasos de peatones.
En un principio podría parecer algo achacable a la mala calidad de la tinta que, fruto del rozamiento con las ruedas de los coches, termina por borrarse y desaparecer. Así lo pensé, en un primer momento, al percatarme por primera vez del tema. Pero es que no, tiene que existir algún otro motivo, ya que he visto desaparecer rayas, sin ningún signo de deterioro, de un día para otro.
De esta manera, debemos pensar en un acto voluntario y premeditado de eliminación de las rayas. Ahora bien, ¿para qué?, o ¿por qué?.
¿Podría pensarse en algún tipo de juego de niños, o no tan niños?. Recordemos el origen de todos esos garabatos, aparentemente incomprensibles para el resto de los mortales, que embadurnan paredes y persianas en la mayoría de ciudades, y que no son sino firmas que forman parte de modernos juegos de adolescentes (Creo...). Sin embargo, no parece probable, ya que el esfuerzo de borrado estaría desproporcionado con el fin. La pintura se muestra bastante consistente.
Y sin embargo, como puede comprobarse en la foto, las rayas han desaparecido.
Podemos deducir por tanto, que el hecho, además de ser voluntario y premeditado, requiere un esfuerzo que no está al alcance de cualquiera.
¿Podría tratarse de un grupo mafioso organizado especializado en el robo de rayas?. Quia..., a ver cómo las colocan luego en el mercado. Demasiado engorroso, y poco rentable.
La respuesta cierta no es tan extravagante, es mucho más sencilla y acorde con los nuevos vientos que soplan por la villa. Se trata de una nueva obra de arte para las calles de Bilbao. El ayuntamiento ha contratado el diseño de los nuevos pasos de cebra al ilustre y afamado pintor neoconceptual Altwer Grüng. Podeis seguir la noticía aquí.

2 comentarios:

Bastet dijo...

Es cierto, yo también me fijé en eso de los pasos de cebra y no encontraba ninguna explicación. Así que en un momento de aburrimiento se me ocurrió buscar una respuesta en Internet y entré en tu blog. La verdad es que obra de arte, no sé, pero dados los tiempos que corren la respuesta me encaja muy bien.

Gracias por aclarármelo.

Un saludo :)

Anguloscuro dijo...

Pues la verdad es que además de constituir una inmejorable aportación estética al paisaje de la villa, los motoristas la han recibido con gran entusiasmo, ya que les permite transitar por los pasos de peatones sin riesgo de patinar con la pintura.

Un saludote. :)